15/09/2021/

AMTAS-UPTA CONSIDERA QUE SEGUIRÁN SIN PODER ACCEDER A LAS AYUDAS DIRECTAS LA MAYOR PARTE DE LAS PERSONAS TRABAJADORAS AUTÓNOMAS Y QUE QUEDARÁN CIENTOS DE MILLONES DE EUROS SIN REPARTIR

 
El Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital sigue sin entender la realidad de la situación que están atravesando las personas trabajadoras autónomas de nuestro país. El único cambio que se ha producido es la ampliación del fin del periodo de referencia de generación de las obligaciones, que pasa de mayo a septiembre.

No se ha tenido en consideración la situación de miles de autónomos deudores con la Agencia Tributaria, la Seguridad Social, ni tampoco a aquellos que han tenido que vaciar sus huchas para que su negocio continuara funcionando.

Al final solo podrán acceder a estas ayudas las empresas que puedan demostrar perdidas contables en el ejercicio debido a los costes fijos incurridos, o lo que es lo mismo y traducido: solo podrán acceder a cubrir los costes fijos incurridos aquellas empresas que han hecho aprovisionamientos económicos voluntarios para hacer frente a situaciones excepcionales. ¿Quién cumple con esta premisa? Solo negocios que tienen beneficios y los arrastran a aprovisionamientos en vez de repartir ganancias.

La situación es la siguiente: por un lado, solo se beneficiarán quienes no pudieron hacer el esfuerzo de tener a sus proveedores al corriente de pago o no quisieron, pero los que han hecho lo indecible para que no se rompiera la cadena de pagos y para mantener su negocio en funcionamiento contra viento y marea, no verán ni un solo euro en sus cuentas corrientes, pese a que han invertido todo su patrimonio particular en su negocio.

César García, Secretario General de AMTAS-UPTA, “desde AMTAS-UPTA hemos sido muy claros con las propuestas al Ministerio. Hemos trasladado la necesidad urgente de regularizar la situación de los autónomos con deudas contraídas con las administraciones y les hemos demostrado que el acceso a las ayudas directas tendría que estar sujeto, exclusivamente, a la demostración de una pérdida de facturación del 50%, para poder ser beneficiarios. La respuesta del Ministerio es una tomadura de pelo a todo nuestro colectivo”.