El pasado viernes se aprobó la Ordenanza Municipal de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid con los votos a favor de Ahora Madrid y con el apoyo del PSOE. Esta Ordenanza, diseñada en origen para paliar el problema de la contaminación en la ciudad de Madrid  se ha convertido en un arma de doble filo, ya que no ha tenido en cuenta los daños colaterales que se producen a cientos de miles de profesionales.

La Ordenanza no plantea soluciones para las diversas situaciones que se producirán con su entrada en vigor, situaciones que afectan a cientos de miles de profesionales autónomos de numerosos sectores como el comercio, la hostelería, la distribución de mercancías ligeras, distribución de prensa, de productos farmacéuticos, así como al turismo y a los vendedores ambulantes de los mercados y del rastro de Madrid.  

Pero no solamente afecta a sectores económicos, Micropymes, Pymes y Autónomos, sino que la sociedad civil se va a ver igualmente afectada por estas medidas. Rutas escolares, o celebraciones como las bodas no podrán acceder al centro si no van en transporte público. Pero lo más grave, incluso para los residentes, será la complicación de distribución de artículos de primera necesidad y  el posible desabastecimiento de algunos productos de urgencia.

“Vaya por delante que nuestra organización y el colectivo al que representamos está y estará siempre a favor de cualquier medida que ayude a tener controlada y minimizada la emisión de gases y por lo tanto ayude a controlar la contaminación ambiental; vaya por delante  que somos grandes defensores  de las energías limpias, de los vehículos con bajas y cero emisiones, de la red de transporte público y de los transportes alternativos; pero vaya por delante también que no podemos aceptar que todas estas medidas, como el Plan del Ayuntamiento de Madrid, sean financiadas únicamente por la sociedad pública y los agentes económicos”, comenta El Secretario General de AMTAS, César García.

La organización de autónomos considera que esta Ordenanza no contempla medidas que puedan facilitar el acceso a los autónomos, profesionales e incluso a la ciudadanía que no reside en la zona.

“Las medidas son cortoplacistas y populistas. Es una forma de intentar demostrar que se ha hecho algo en materia medioambiental durante la legislatura y de demostrarlo a pocos meses de las elecciones Municipales. ¿Dónde están los párquines disuasorios para que los trabajadores y usuarios puedan dejar los vehículos privados antes de entrar a Madrid?, ¿dónde están los postes de recarga de vehículos eléctricos, vehículos por otra parte  obligados a partir del 2020?, ¿alguien se ha interesado en estudiar si la red eléctrica del centro de Madrid soporta la instalación de estos cargadores?, ¿dónde está el Plan de refuerzo del transporte público de la ciudad de Madrid?, ¿dónde está el Plan de refuerzo de la red de cercanías, red que por otra parte ya no cubre las necesidades de los Madrileños? Y sobre todo y más importante, ¿Dónde está el estudio de impacto  económico que según la Ley de Procedimiento Administrativo Común de las AAPP es obligatorio?” concluye García.

La Plataforma  será presentada el próximo miércoles 10 de octubre por la mañana en el barrio de las Letras, en el epicentro de Madrid Central.