Madrid, 28 de enero de 2016.- 324.800 es el dato que ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE) de la Encuesta de Población Activa  en la Comunidad de Madrid correspondiente al último trimestre de 2015. Esta cifra representa una disminución de 11.000 con respecto a los 335.700 del último trimestre de 2014, y es la misma cifra que aparecía en el último trimestre de 2013, por lo que durante el año 2015 se ha perdido todo el crecimiento que, aunque escaso, había representado una mejora en la evolución del trabajo por cuenta propia en la Comunidad.

Esta caída la encontramos, tanto entre los empleadores, se pierden 2.600, como entre los independientes o propiamente autónomos, que bajan en ocho mil en este año.

La Asociación Madrileña de Trabajadores Autónomos (AMTAS), organización integrada en la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), considera que el dato negativo debe hacer reflexionar a las Administraciones Públicas madrileñas, puesto que es una evolución negativa con respecto a los datos nacionales y se detecta un comportamiento peor con respecto al resto de los colectivos ocupados. “Sin duda -para Sebastián Reyna, Presidente de AMTAS- algo se está haciendo mal en la política de fomento del empleo autónomo, y especialmente en el objetivo de la consolidación de los nuevos negocios que parece que tienen muy poca capacidad de supervivencia”.

Por otra parte, AMTAS expresa su extrañeza por la contradicción de la EPA correspondiente a Madrid con respecto a los datos de la Seguridad Social. Según las cifras del Régimen de Autónomos, RETA, en Madrid crecieron los afiliados autónomos en más de 7.000 en este año y la cifra final era de 374.000, cuarenta mil más que el dato que ofrece la EPA.

AMTAS considera que esta contradicción sólo se puede explicar por el hecho de que cada vez  hay más afiliados al RETA, especialmente de mayor edad, que sólo cotizan a la Seguridad Social pero que realmente no tienen una actividad efectiva.