Madrid, 27 de agosto de 2015.- El primer semestre del año 2015 es el primero en el que se aplica la nueva normativa que regula el acceso a la prestación por cese de actividad de los trabajadores autónomos. Esta normativa se modificó en diciembre de 2014 en la Ley que regula el nuevo sistema de las Mutuas Colaboradoras de la Seguridad Social, que son las entidades gestoras mayoritarias de estas prestaciones, junto con el SEPE y el Instituto Social del Mar.

La Asociación Madrileña de Trabajadores Autónomos (AMTAS), organización integrada en la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), considera que los datos de este semestre, 139 expedientes resueltos favorablemente, frente a 411 solicitudes (34 %), y otras 56 aun pendientes de resolver a esas fechas, sin duda demuestran que las nuevas normas no han tenido todavía efecto positivo en la Región. En el conjunto del año 2014, se aprobaron el 27 % de las reclamaciones y el número de solicitudes fue de 866. En consecuencia se ha mejorado todavía muy poco en el número de solicitantes y en las respuestas positivas.

En especial, la mejor regulación de las pruebas para demostrar la situación económica de los autónomos es el cambio que debiera haber tenido más efecto, ya que esta es la causa principal de las peticiones de acceso a la prestación, pero en Madrid no se ha notado mucho el cambio, aunque a nivel nacional la mejora media ha sido importante.

En todo caso, y para mejorar esta situación, UPTA viene reclamando que la Seguridad Social emita una Circular acordada con las asociaciones de autónomos para que se traslade a todas las entidades gestoras y que permita una interpretación común de las nuevas normas. Sebastián Reyna, presidente de AMTAS-UPTA, considera que “aún estamos lejos de los objetivos deseables en esta materia y deberíamos hacer todos un esfuerzo  para que esta prestación permita mejorar las condiciones sociales de los autónomos que se ven abocados al cierre, que siguen siendo muchos todavía en la Comunidad de Madrid”.