LA PNL, PRESENTADA POR EL GP. SOCIALISTA, FUE APROBADA CON LAS ABSTENCIONES DE PP Y C,S Y EL VOTO EN CONTRA DE VOX.

26/02/2021/

El pasado 3 de febrero, el Secretario General de AMTAS-UPTA, César García, compareció ante la Comisión de Economía de la Asamblea de Madrid a petición del Grupo Parlamentario Socialista. En esa intervención, además de trasladar a sus Señorías la situación por la que están viviendo los autónomos y autónomas madrileños, García aprovechó para solicitar que se destinara un montante de al menos 600 millones de euros en ayudas directas a los autónomos y micropymes, importe que se calculó de manera proporcional entre el número de autónomos de la Comunidad de Madrid y el esfuerzo económico en ayudas directas que otras CCAA vienen haciendo.

Como resultado de esta comparecencia, el Grupo parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid, presentó un día más tarde una PNL que recogía la necesidad de dar ayudas directas, priorizarlas en autónomos y micropymes sobre todo de los sectores de actividad más vulnerables, conveniar con los Ayuntamientos para facilitar el acceso a todos y establecer un monto inicial de 1.250 millones de euros.

Esta PNL fue debatida y aprobada el pasado 18 de febrero con la abstención de PP y C,s y el voto contrario de VOX.

“Creemos que es gran paso hacia adelante y que este montante podría facilitar la viabilidad de muchos negocios y actividades que en estos momentos se encuentran “activos” gracias a cobrar la prestación por Cese de Actividad, pero que cuando ésta finalice tienen muy mal retorno al mercado de trabajo. Son más de 250.000 los madrileños que, están o han estado cobrando esta prestación en algún momento de la pandemia”, comenta García. “Pero si se tarda mucho en poner estos fondos en movimiento puede que, lamentablemente, ya no sean útiles para muchos”.

AMTAS-UPTA, que siempre ha defendido que las medidas sanitarias, fueren las que fueren, debían ir acompañadas de medidas económicas, pide a las autoridades sanitarias, tanto regionales como nacionales, que se contemple la posibilidad de que los trabajadores de los sectores que están en contacto directo con el público, sean considerados también como grupo prioritario, ya que el contacto habitual y directo con el público los coloca en una situación de riesgo extremo.