10/02/2022/

Los datos recabados por Seguridad Social y la AEAT nos presentan un tejido empresarial pobre, con bajas cotizaciones y envejecido. Apenas 1 de cada 4 autónomos vería subir sus bases de cotización y sus cuotas.

En una reunión mantenida ayer con Seguridad Social AMTAS-UPTA pudo valorar los datos cruzados entre AEAT y SS permitiéndonos conocer mejor la realidad del colectivo autónomo, tanto en cotizaciones como en tributaciones por rendimientos netos, al objeto de tener una visión real del tejido empresarial español, tanto desde el punto de vista de las cotizaciones como de los rendimientos netos.

Para hallar el resultado de la media de rendimientos netos se han utilizado diferentes casillas de la declaración del IRPF y se han descontado las rentas de trabajo del RGSS de aquellos que están en pluriactividad, se han descontado las cuotas de SS y se han descontado las amortizaciones, así como todos los gastos declarados por los obligados tributarios.

“Creemos que los datos son realmente abrumadores y que presentan un escenario empresarial con bajos rendimientos, con bajas cotizaciones y muy envejecido”, comenta el secretario general de AMTAS-UPTA, César García.

En el tramo de 0 euros de rendimientos netos hasta 600 euros de rendimientos netos mensuales se encuentran el 46% del total de los autónomos/as. En este tramo están incluidos también aquellos con rendimientos negativos, rendimientos cero y no declarantes.

En el tramo de 0 euros de rendimientos netos mensuales a 900 euros de rendimientos netos mensuales hay un 56% del total de los autónomos y autónomas.

En el tramo de 0 euros de rendimientos netos mensuales hasta el SMI hay un 63% del total de los autónomos.

En cuanto a las cotizaciones de estos tres tramos, el 52% está cotizando por la mínima y el 11% está cotizando por bases superiores (52%+11%=63%) y algunas veces muy superiores.

El siguiente tramo analizado es el de rendimientos netos superiores al SMI. En esta situación se encuentra el 37% restante. En cuanto a cotizaciones, el 30% está cotizando por la base mínima y el 7 por bases superiores. Por lo tanto:

  • El 63% de los autónomos/as declaran ingresos hasta el SMI.
  • El 82% de los autónomos/as cotizan por la base mínima.
  • El 18% de los autónomos/as cotizan por bases superiores a la mínima. De ellos el 11% están en el tramo de rendimientos netos por debajo del SMI y tan solo el 7% en los tramos de rendimientos netos superiores al SMI.

Si trasladamos estos datos a la propuesta que el Ministerio ha presentado a las organizaciones de autónomos, el 53% de los autónomos/as podrían ver reducidas sus cuotas si así lo desearan.

El 17% quedarían en la misma situación en la que están respecto a la base mínima y sus rendimientos.

Tan solo el 30% podría verse afectado por esta reforma al declarar rendimientos netos superiores al SMI. Si tomamos el dato de que el 7% de este tramo ya está cotizando por encima de la base mínima, podríamos decir que, aproximadamente, el 25% de los autónomos podría verse afectado en mayor o menor manera y dependiendo de los rendimientos netos declarados, lo que significa que, apenas 1 de cada 4 autónomos vería subir sus bases y sus cuotas y 3 de cada 4 o bien podrían bajarlas o bien permanecerían bien encuadrados en su tramo.

OTROS DATOS DE INTERÉS

  • El 25% de los autónomos/as declaran rendimientos 0, rendimientos negativos o directamente son no declarantes.
  • El 18% de los autónomos declaran rendimientos negativos o rendimientos 0.
  • El promedio de meses en alta en términos interanuales es de 10,6 meses.
  • Los datos estudiados son los de cinco años fiscales, finalizando en el 2019, ya que los datos del 2020 todavía no están tabulados.

“Desde AMTAS-UPTA hemos pedido que todos estos datos se cuantifiquen en términos económicos y en términos de recaudación en las diferentes propuestas que hay encima de la mesa, ya que el objeto de la reforma es la sostenibilidad del sistema, por lo tanto, el aumento de la recaudación, y la justicia en la contribución, que paguen más aquellos que más posibilidades tienen.

Es importante recordar que el sistema de seguridad social se basa en los principios de contributividad, sostenibilidad y solidaridad y los datos obtenidos todavía refuerzan más nuestra posición y nuestra propuesta”, concluye García.