Madrid, 17 de diciembre de 2015.- El pleno de la Asamblea de Madrid, a propuesta del Grupo Parlamentario Socialista, modifica hoy la Ley de Venta Ambulante de la Comunidad con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de los comerciantes ambulantes y de sus familias. Los grupos parlamentarios han eliminado las disposiciones transitorias que ponían trabas a los comerciantes ambulantes a la hora de transmitir las autorizaciones municipales y ponían fecha de caducidad a las mismas.

A partir de ahora las autorizaciones municipales serán transmisibles y renovables cada 15 años por idénticos periodos y sin fecha de caducidad. Este cambio será de aplicación tanto para los comerciantes ambulantes que vienen ejerciendo la actividad como para las nuevas adjudicaciones.

El comercio ambulante es una actividad familiar y de él dependen miles de familias que hoy en día lo están pasando muy mal. “Cuando llueve o hace mal tiempo no pueden vender, pero siguen teniendo que pagar los impuestos”, declara Javier Esquide, presidente de la Federación Nacional de Comercio Ambulante (FENCA), organización integrada en la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA).

Nicolás Rodríguez, diputado del PSOE de Madrid, y que fuera hasta fechas recientes secretario general de AMTAS, es el que ha impulsado esta modificación en la Ley de Presupuestos de Madrid.

Sebastián Reyna, secretario general de UPTA, considera que “este paso puede permitir que se establezca un sistema parecido en todas las CCAA, lo que sería un elemento sustancial para asegurar el futuro de los casi 100.000 vendedores ambulantes autónomos que tenemos en el país”.